11 julio 2005

Domíname

Sedúceme,

aprovecha la oscuridad de la noche.

Acaríciame,

llena mis pechos de caricias.

Bésame,

cubre mi cuello con tus besos.

Mi deseo puede más que mi razón,

tus manos pueden más que mi conciencia,

tus besos mueven montañas en mi corazón.

Ámame,

no le temas al destino,

Tómame,

no pienses en el mañana

Siénteme,

no pares si los demás nos miran.

Que no te frene el mundo que nos rodea,

que no te importe más que mi cuerpo bajo el tuyo,

que no mires más allá de mis ojos.


No hay comentarios: