13 diciembre 2005

Perdición


Me seduces sin piedad, derramando tu cabellera sobre mi espalda mientras me besas suavemente el cuello. El vello de la nuca se me eriza, y un suspiro escapa de mis labios entreabiertos.

Te abrazo y pierdo mis sentidos entre tu pelo, ese al que me agarro fuerte cuando llego al orgasmo, el mismo que roza el interior de mis muslos cuando te dedicas a lamerme el alma, tu arma más poderosa, mi perdición.

4 comentarios:

Kepa dijo...

Enlazado queda.

Besitos.

Sergio dijo...

hola.
¿otro blog? jolin, yo casi no puedo ya con el mio.

premaswarupa dijo...

:O qué decir? creo que esta es una de mis entradas favoritas.

Éxito!

Gata_Mastersex dijo...

Tia eres la leche...qué bueno!!!
Me encanta seré tu perrita fiel...
tu obediente seguidora...sí señor!