29 mayo 2006

Más allá de esto no hay nada

2 comentarios:

Kepa dijo...

Tisú era su nombre por qué así la llamaban.

Era cálida y tierna, alegre y locuaz, simpática y comprensiva, dura y firme, triste y compasiva.

Marcada por una despedida que volcaba en su amor de cuatro años. Humedeciendo su coronilla sin poder ni querer olvidar.

Tisú tenía la piel del chocolate y un alma dulce como una colcha en una fresca noche de verano. Dormía de lado para que la cama no se le hiciese grande y árida.

No sabía que su amor, el amor que le pertenecía por derecho propio, el amor que le entregaría su vida estaba ahora lejos de ella, y tampoco sabía que el tiempo y el destino se unirían para acercárselo. Pero esa noche, sin quererlo, sin pretenderlo, casi sin desearlo y, sobre todo, sin conocerlo aún, soñó con él....soñó con ella....

Besitos Magda.

Quintessence of dust dijo...

sólo quiero ir nada más que hasta el fondo

besos
besos
besos