01 abril 2008

Mi destino (quinta y última parte)














El amanecer llegó de repente, como la certeza de que no podía esperar más para tenerle entre mis piernas. La excitación que me dominaba era tal que me propuse llevarla al límite. Me puse un vestido vaporoso, blanco y con la espalda descubierta y unas sandalias, omitiendo la ropa interior.

Me pasee por la habitación recogiendo mis cosas y mirándome en el espejo para comprobar que, como era mi intención, la levedad de la ropa dejaba entrever mi cuerpo desnudo.

Tardé en encontrarle, entre los desperdicios de una fiesta que duró mucho más allá de lo que yo pude aguantar. Mi amigo Jones dormía con los pantalones por las rodillas junto a una pelirroja, con la boca abierta y varias botellas vacías alrededor. Aquello era la resaca de Sodoma. Al fin le vi, mirando por una de las ventanas de la cocina, aparentemente concentrado en el paisaje.

Sin mediar palabra, me acerqué a él y le besé, apasionada, abrazándole. No tardó en llevar sus manos a mi trasero y percatarse de la ausencia de impedimentos. Sin dejar de morderme los labios, subió mi vestido y se acercó aún más, consiguiendo que mi libido se elevara al notar su erección.

Me penetró de pie, entre todo aquel caos, y sus gemidos invadieron el aire de la cocina, se colaron en mis oídos. Y a pesar de que no le he vuelto a ver, aún puedo oír su voz al llegar al orgasmo.

2 comentarios:

[ParanöOik*] dijo...

yo sin ofender imagine un final mas seductor....despues d cuatro partes d seduccion al tope lo crei es muy bueno el relato por partes k hace k kedes intrigado (sabiendo cual sera el final, pero imaginando un millon de posibilidades y esenarios en los k va a ocurrir tan aclamado desenlace) una historia muy exitante y provocativa....de nuevo FELICIDADES!!!

Sherezade dijo...

Hola paranöik, ciertamente, es un final breve e intenso, porque la verdad es que me cansé un poco de la historia... :)

Besos y bienvenid@