24 octubre 2012

Mis "50 sombras"... de Grey


No puedo más que admitir que he leído la trilogía de "50 Sombras" de forma apasionada. Y creo que merece un post en este blog. Aviso: es una reseña a los tres libros de la serie "50 Sombras", así que tal vez sea más larga de lo habitual. Por otra parte, no os preocupéis, os avisaré de los spoilers (revelación de detalles sobre la novela) al principio del párrafo que los contenga, de forma que podréis pasar al siguiente sin necesidad de abandonar la lectura.

Hacía mucho tiempo que una novela erótica no levantaba tanto revuelo (podéis ver algunas de las críticas en su web). Poco podemos decir que no se sepa ya, pero haremos un breve resumen para aquellos que no están al día del fenómeno Grey (que incluye cientos de foros y páginas donde se discute cuales serían los protagonistas perfectos para la próxima versión cinematográfica de los libros).

Escrita por E.L. James, una mujer de cincuenta años, acomodada y dedicada a su familia y a su carrera hasta hace poco, esta trilogía ha sido la revelación erótica de muchas mujeres, hasta el punto de que la revista Time ha nombrado a la autora como una de las cien personas más influyentes del año.

¿A qué viene tanto escándalo? Pues bien, digamos que la parte erótica de la novela muestra unas prácticas muy poco usuales, pero que generan gran curiosidad entre todas las mujeres. Lo habéis adivinado: la dominación y el BDSM.

La historia se centra en una chica completamente inexperta (virgen), Anastasia Steele, y un joven, exitoso, altamente experimentado y guapísimo ejecutivo llamado Christian Grey. Grey no hace el amor, sino que "folla duro". Él no tiene novias con las que practica el sexo "vainilla"; él tiene sumisas. Os podéis imaginar que ante estas promesas de contraportada, me faltó tiempo para atacar con todas las ganas las casi 1.900 páginas de la trilogía.

Ahora bien, una vez sumergida y empapada de Grey, ¿merece la pena leer "50 sombras"?



Empecemos por lo que, a mi entender, es más importante: ¿está bien escrito? La respuesta es "sí, para ser un Best Seller". No me refiero aquí a la estructura de la historia, sino a la escritura en sí misma: las frases utilizadas, el vocabulario... es muy difícil escribir algo erótico y no acabar escribiendo pornografía o repitiendo los mismos tres sinónimos de "teta". La autora lo consigue, y eso es de agradecer. Por supuesto, la estructura es adictiva. La escritora mezcla con gracia las tres partes más importantes de la historia (sexo, amor y aventuras), de lo que resulta una novela que no puedes dejar de leer. Y lo digo en serio, me ha tenido más de una noche en vela. Aunque claro que esa es precisamente la característica más común de los BS.

Debo añadir que la visión femenina de la autora se filtra en la personalidad de Anastasia Steele de una forma curiosa. Puede pareceros estúpido, pero adoro las partes de la novela en la que la diosa y el subconsciente de la protagonista interactúan con ella, creo que es una forma bastante original de sacar a relucir esa vocecilla que tenemos muchas, esa que de vez en cuando nos hace sentirnos las mujeres más sexys sobre la faz de la tierra. En una u otra forma, todas tenemos una diosa dentro, y la de Anastasia es, además, bastante graciosa.

En general, la construcción de los personajes es buena. Los llegas a conocer a través de sus actos y palabras, y no me extraña que muchas mujeres acaben la novela deseando poner un Grey en tu vida (no sé si para los chicos se dará el efecto contrario, no conozco a ningún chico que haya leído la trilogía).

Pero no todo en la novela es bueno, también tengo muchas críticas, aunque entiendo que probablemente es gracias a lo que yo considero "errores" el que haya tenido tanto éxito.

Leamos todo esto teniendo en cuenta el público objetivo de la novela: cuarentonas insatisfechas sexualmente, que probablemente no han tenido un orgasmo en su vida y que en su cama tienen a un Gregorio con el cual el sexo es catastrófico.

Hay que admitir que la autora lo tenía fácil para tener éxito. Sólo necesitaba un protagonista que combinara todas las ambiciones de las mujeres "maduras" (que no se me ofenda nadie, estoy hablando de estereotipos); a saber: un hombre con dinero, bueno en la cama, guapo y con éxito.

Ahora sí, la crítica:

(SPOILER) Para empezar, no me creo que una chica virgen tenga su primer orgasmo, sin haberse masturbado nunca, sólo con que le toquen/chupen/muerdan los pezones. Simplemente es superior a mis fuerzas. La escena está muy bien descrita, es excitante, evocadora.... pero no me la creo.

(SPOILER) Una de las peores cosas es la ingente cantidad de topicazos relacionados con el carácter de las mujeres que contiene la novela. Tantos, que en ocasiones estuve a punto de gritarle a la autora que no fuera tan machista. Voy a nombrar rápidamente algunos: la idea de que el amor lo puede todo, que las mujeres somos unas pesadas cuando queremos que los hombres nos cuenten algo (hay episodios en la novela que Anastasia me parece pesada incluso a mí), el manido final feliz (casa y parejita de hijos incluída), que las mujeres queremos arreglarlo todo...

Como he dicho antes, la autora elige un público objetivo, y crea un personaje con el que dicho público pueda sentirse identificado.

(SPOILER) El comportamiento acosador de Grey ya es otro cantar. Me temo que la autora confunde amor con obsesión, romanticismo con control, y detallismo con imposición. Grey es celoso, controlador, hace lo que le da la gana con las cosas de Anastasia, entra en su casa... y ella se lo toma como a guasa. Esto daría para una crítica entera. Sólo digo una cosa: que cosas así nos parezcan deseables es peligroso.

(SPOILER) Otra cosa que para mí es imperdonable es que Grey dice lo que una mujer esperaría o le gustaría oír, pero no lo que un hombre diría (ningún hombre que yo conozca tendría conversaciones como las que mantiene Grey), y mucho menos si ese hombre es como nos pretende vender al protagonista. Para mi gusto, con ello sólo anima a la búsqueda de un príncipe azul, un hombre ideal que simplemente, no existe.

(SPOILER) No se trata de que Grey sea un príncipe azul; eso no voy a discutirlo... ¿o sí? A pesar de su pasado, de su parte "oscura" (sexualmente hablando) y de su tendencia al acoso, es un hombre caballeroso, amable, generoso al máximo, que cubre de regalos y flores (y otras cosas que ella considera románticas) a Anastasia y que habla de sus sentimientos (sin parar). Sí, es un poco controlador, y le gusta el sexo "pervertido", pero en el fondo, es el hombre perfecto, sobre todo cuando al fin Anastasia consigue cambiarle (otro error, para mi gusto). Entendéis lo irónico del asunto, ¿no?

(SPOILER) Pero a pesar de todo lo que he dicho, el peor error de la novela es una idea que está presente todo el tiempo, y es que el BDSM, o el gusto por el sexo duro, sea consecuencia directa de la infancia traumática del protagonista. No soy la única que lo piensa. El juego de la dominación/sumisión no es más que una forma de conseguir placer consentida. Y a mí me parece que el libro de "50 sombras" refuerza la idea de perversión, de "cosa mala" del BDSM, sobre todo porque es un mundo poco conocido por los que no lo practican. Y lo peor, es que intenta no condenarlo directamente, pero aún así, es lo que provoca. A mí me da que la autora no se documentó bien, sólo se dedicó a describir sus fantasías, que obviamente son bastante "soft".

(SPOILER) El contrato de marras, que a tanta gente ha indignado, a mí en cambio, no me pareció para tanto. No conozco las costumbres de los "amos", pero chico, al fin y al cabo ella no sale corriendo, ¿no? En realidad me parece que lo utiliza simplemente para describir el carácter y costumbres de Grey, y no me parece tan mal.

(SPOILER) Volviendo a los aspectos positivos de la novela, el capítulo final en el que por fin oímos los pensamientos de Grey es simplemente impresionante. Creo que sin duda es una de las mejores partes de la novela, te lleva a un clímax que provoca que, cuando lees la última palabra, ya seas víctima del síndrome post-Grey. Tengo que admitir que consiguió que olvidara la pastelada de la casita y los niños, y todo lo demás.

Después de este discurso y volviendo a la pregunta inicial: ¿merece la pena leer "50 sombras"? 

Si no tenéis nada mejor que hacer, si, siempre que no os lo toméis como una revelación absoluta de la verdad. Aunque también hay muchos más libros eróticos bastante más buenos que os puedo recomendar...


Fotografía, como no, de Ángel Place

3 comentarios:

Secretos Eróticos dijo...

Buena entrada, aunque tengo que admitir que abandoné el libro después de que Anastasia leyese el contrato. En realidad me estaba pareciendo una versión BDSM de Crepúsculo y había ciertos matices sobre los personajes que me hartaban más allá de lo que me pudieran gustar (porque me gustaban) las descripciones de las relaciones sexuales. Sigue pareciendome increíble que una chica de "veintipocos" en su primera relación de sexo oral se trague el semen a garganta abierta...

http://secretoseroticos.wordpress.com/

http://secretoseroticos.wordpress.com/2012/10/31/yo-nunca-he/

Sherezade dijo...

Gracias, y te doy toda la razón. Lo mejor del libro son sin duda las descripciones de las relaciones sexuales, siempre que pases por alto cosas como esta que dices tú.

El tema de la virginidad de Anastasia está muy mal llevado.

Por cierto, me ha encantado tu blog :)

Sex Shop dijo...

Muy buenooooooo!!!!!!!!