12 febrero 2013

Los besos, esos besos

Hoy no me apetece contaros ninguna historia. Hoy me apetece hablaros de los besos.

A veces olvidamos la importancia de los besos, y los relegamos a un segundo plano, sobre todo cuando la relación avanza y se afianza. Una auténtica lástima, porque para mí no hay nada más excitante que un beso bien dado. Es más, si un chico no besa bien, pasa directamente a la lista de los amantes desastrosos.

Imaginaos ese momento justo antes del beso, cuando vuestras bocas están tan cerca una de la otra que sentís la respiración del otro sobre vuestros labios, que se entreabren expectantes, y parece que arden por las ganas de contacto con esos otros labios tan ansiados. El acercamiento es el máximo momento de expectativa, sea rápido o lento, cuando al fin los labios se unen y las bocas se entreabren, y las lenguas juguetonas invaden suavemente la boca del otro... Tal vez os guste juguetear con los dientes, un pequeño mordisquito o un mordisco apasionado, agarrar la nuca del otro y perder los dedos en su pelo, recorrer los dientes con la punta de la lengua, retirarse cuando el beso todavía sabe dulce, antes de agotar la pasión... Todos tenemos nuestros trucos.

Recordad por un instante ese escalofrío que sentís en la columna vertebral cuando recibís un buen beso, esa punzada instantánea en el bajo vientre, esa sensualidad y sexualidad que despierta de repente y os inunda, os hace desear más y más...

Aunque siempre podemos encontrarnos con uno de esos besos que te hacen desear salir corriendo y dejarlo/a allí, con la boca abierta. Porque si algo hay que evitar es el choque de dientes, el exceso de saliva, la invasión bestial no correspondida (no hay nada más odioso que te metan la lengua hasta la garganta en un primer beso) o cubrir por completo la boca del otro (somos personas, no helados).

No sé cómo se conquista el corazón de una chica, pero os puedo asegurar que su cama se conquista a base de besos apasionados, sí, pero también bien dados.

La próxima historia, el 19 de febrero

2 comentarios:

Dr.tomby dijo...

Bueno, unos cuantos dias sin entrar y un par de relatos nuevoy y con burbujas , inspirada por la cocacola quizas? jeje, bromas aparte, cuanta razon tienes en el principio de la entrada, donde dices que con el tiempo se pierde la pasion de los besos y casi se convierten en una obligacion de llegar a verse, pico y otro al despedirse sin mas por medio, asi que hay que luchar por los besos tiernos, los que apasionados, los juguetones....vivan los besos y la madre o padre que los pario! ale, e dicho

Sherezade dijo...

Pues ya sabes, ponlo en práctica ;)

Besos!