13 marzo 2013

Exhibición (Segunda Parte)

Te recomiendo que leas antes la primera parte


Mi mirada se pierde en sus ojos, mientras la suave piel de mi trasero se va enrojeciendo. No sé si es su mirada o las nalgadas, pero no puedo evitar excitarme cada vez más. Noto cómo me arde la piel, y todo desaparece menos mi amo y la sensación de calor.

Mi amo se levanta y se desata la bata, dejando su miembro al alcance de mi boca. Me pide que me quede quieta e intuyo que les hace alguna seña a los visitantes, porque las nalgadas cesan y los cinco hombres se dirigen a los divanes y se sientan.

Ahora sí, él se acerca y se introduce en mi boca. Está muy duro y caliente, y mis labios le reciben ansiosos. Mientras él mueve las caderas adelante y atrás, mi lengua va recorriendo su glande, me deleito en sus movimientos y en su sabor, y puedo sentir cómo tiembla ligeramente justo antes de retirarse y dirigirse a mi espalda.

Colocada como estoy a cuatro patas, puedo ver cómo los cinco hombres nos observan. No puedo ver a mi amo, que ahora está detrás de mí y me acaricia la espalda, siguiendo la columna vertebral. La caricia se convierte en un arañazo que me provoca un escalofrío. Con una mano se agarra a mi cadera y con la otra juega con sus dedos en mi clítoris.

La simple visión de los chicos mirándome descaradamente me acelera el corazón. Me muerdo los labios y cierro los ojos para controlar la excitación y los gemidos, pero es inútil. Emito un gruñido y él me corresponde con un manotazo en el muslo.

- ¡Quieta!

Y yo tenso los músculos y vuelvo a morderme los labios, tentada por el pensamiento de volver a gritar para que siga castigándome...


Continuará el viernes 22 de marzo

La fotografía, cómo no, de Marc Lagrange.

3 comentarios:

Dr.tomby dijo...

que grite! que grite! , que esos son buenos castigos!!!

Sherezade dijo...

Qué ganas tienes... eh!!!??

No te preocupes, ya llegará!! ;)

Dr.tomby dijo...

jajaja, eso siempre! ya me conoces ;)