09 junio 2013

La llamada

El teléfono suena justo cuando estoy terminando de arreglarme para nuestra cena  de aniversario. Me llamas para decirme que vas a trabajar hasta tarde, y que quieres compensarme. "Ya que no te voy a poder llevar a cenar, deja al menos que te dé el orgasmo que te mereces..." me dices juguetón. Y yo, que me he preparado durante horas, me rindo a tu voz acaramelada y me deshago de los tacones. Sigo tus instrucciones mientras me ordenas que me siente en el sofá y me desabroche el vestido, imagino que son tus manos las que acarician mi clítoris y me dejo llevar por tus susurros y la promesa de que tú también te estás masturbando.

Te imagino en tu despacho, la puerta cerrada y los pantalones desabrochados, acariciándote sin dejar de hablarme, y mis dedos cobran vida propia, se tensan mis músculos y la respiración se convierte en jadeos que provocan tu orgasmo. Te oigo gemir, y sin embargo, continúas provocando mi imaginación para que sienta tu lengua recorriendo mis pezones, mordiéndome, hasta que el orgasmo me invade y me dejo caer sobre la alfombra, olvidando incluso que tú sigues al otro lado de la línea.

La próxima historia, el miércoles 19 de junio

2 comentarios:

Dr.tomby dijo...

bonita llamada,de esas que alegran los oidos y otras partes corporales

PD: despues de un tiempo , e vuelto xD! como siempre, geniales todos los relatos

Sherezade dijo...

Gracias Tomby, es un placer tenerte de nuevo por aquí :)