Mostrando entradas con la etiqueta Otros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Otros. Mostrar todas las entradas

27 enero 2013

A mí merced

Tras observar un rato a las dos bellezas morenas que se le ofrecían como sumisas, se dirigió a su habitación para ponerse más cómodo. Vestido sólo con un batín, volvió al salón y se sentó en un sillón para mirar con deleite las largas piernas y las curvas generosas que esperaban, sin impaciencia notable, sus órdenes.

Se recostó, y con un gesto, les indicó que debían quitarse los vestidos. Una se deshizo de su ropa pasándola por encima de la cabeza, estirando sus brazos y mostrando sus pechos desnudos, turgentes, que temblaron al liberarse de la prisión del vestido. Quedó en bragas y con las medias ciñéndole los muslos. La otra, en cambio, deslizó los tirantes por sus hombros y dejó que la tela resbalara hasta el suelo, descubriendo un body negro de encaje, que le ceñía las caderas y rodeaba sus tetas dejando los pezones al aire, desafiantes.

La mano del hombre cogió la mano de la más desnuda y la acercó a él, obligándola a agacharse frente a él. Descubrió su sexo erecto, y le ordenó que se lo metiera en la boca. Ella inició los movimientos expertos de la felación, disfrutando de que él la agarrara por el pelo y la guiara. Él llamó a la otra chica y la hizo colocarse a horcajadas sobre el sillón, de forma que su culo casi rozaba la cabeza de su amiga y él tenía a su disposición los dos oscuros pezones que sobresalían de la ropa interior. 

Le ordenó que no se moviera, y empezó a morder con ansia aquella piel que se erizaba con su contacto. La chica abrió la boca, emitiendo gemidos que parecían pequeños gritos, y él le dio un azote. Sabía que ella entendería que no debía emitir ningún gemido, y para asegurarse, mordió todavía más fuerte. Ella respiró fuerte, pero ningún gemido escapó de sus labios entreabiertos.

Mientras notaba cómo se acercaba el orgasmo, intercalaba los azotes en las nalgas de la chica que tenía delante con los tirones de pelo a la chica que seguía arrodillada, regalándole una sesión de sexo oral impresionante. El ritmo se acrecentó poco a poco, hasta que él no quiso aguantar más y estalló sin dejar de coger la cabeza de su sumisa, y mordiendo tan fuerte el pezón de la otra chica que al momento aparecieron seis marcas rosadas de dientes.

Por supuesto, eso le excitó más que todo lo que había ocurrido hasta ese momento...

La próxima historia, el 3 de febrero

Banda Sonora Recomendada: Je t'aime... moi non plus

Fotografía de Helmut Newton

Podéis encontrar más trabajos de Helmun Newton en Artsy.net


15 enero 2013

Cena con cuatro sentidos

Espero que sepáis perdonar mi retraso de dos días en publicar :)

Estoy sentada en la mesa completamente desnuda. Sobre mis ojos siento el encaje que me impide ver, y en mi pecho, el frío acero de las cadenas que me mantienen atada a la silla con las manos inmóviles. De fondo, una música suave que cubre con sensualidad los movimientos de mis dos anfitriones.

El juego promete ser divertido, así que me relajo, aunque es por poco tiempo. Siento una presencia detrás de mí, y unas manos que acarician mis hombros, bajando lentamente y deteniéndose en mis pezones. Los pellizcos son suaves, y ahora alguien más acerca a mis labios un trozo de comida. Huelo la salsa, picante, y mis labios se entreabren.

La lengua y los labios me escuecen e intento tragar rápidamente, casi al instante, unos labios se unen a los míos y me pasan un cubito de hielo, frío, que rueda por nuestras lenguas y abandona de nuevo mi boca. El  ardor del chili no se desvanece, y el primer hombre sigue estimulando mis pezones, pero ahora mucho más fuerte, y no puedo evitar gemir con fuerza a la vez que el hielo, en manos de mi segundo anfitrión, se desliza por mi vientre y recorre mi sexo.

Echo la cabeza hacia atrás, decidida a abandonarme al placer de sus dedos fríos penetrándome, pero la boca del primero me atrapa, me muerde los labios. Gimo más fuerte y abandona mis pechos, los dedos juguetones abandonan mi entrepierna y ya no sé quién hace qué, sólo noto una lengua sobre mi clítoris y chocolate ardiendo derramándose por mi boca y por mi pecho. Lamo un pene duro que me penetra hasta la garganta, noto las corrientes del orgasmo acercándose y deteniéndose cuando él para. Me remuevo en la silla a pesar de que mi cabeza está firmemente sujeta por unas manos fuertes que me agarran el pelo de la nuca.

Algo entra en mi sexo con delicadeza. No sé lo que es, pero muevo las caderas para que entre más adentro. Siento el sabor amargo de mi amante y sus contracciones en la boca, siento sus besos y luego se coloca tras de mí para seguir masturbándome. El otro ocupa su lugar y me deja juguetear con mi lengua, a lo largo de su miembro, por su escroto, hasta que mis labios se cierran en torno a él y empiezo a moverme adelante y atrás, disfrutando al sentirle tan duro como el miembro falso que me penetra sin cesar. No tarda en dominarme la furia del orgasmo, y es tan fuerte que no soy consciente, entre gemidos y escalofríos, de que mi otro anfitrión también se ha corrido, dejándome en la lengua el sabor del sexo.

La próxima historia, el 27 de enero...

La fotografía, de Marc Lagrange

26 diciembre 2012

Tarde de Spa (Segunda y última parte)

Aquí podéis leer la primera parte de la historia.

Las manos de Jesús se acercan peligrosamente a mis pechos y siento cómo el deseo me recorre. Quiero que me toque. Es que es la primera vez que me dan un masaje y no sé si es normal que sus dedos se dirijan ahora hacia mi ombligo, acariciando mi vientre y deslizándose hacia abajo, pero me encanta.

Respiro hondo, cierro más los ojos, y trato de concentrarme en las yemas del chico, que presionan mis caderas contra la camilla. Su pecho está muy cerca de mi cara, me atrapa en su perfume, y yo sólo me dejo llevar por la música, sintiendo cómo sus manos se acercan a mis muslos.

Las suyas son unas caricias duras, fuertes, que me permiten notar cómo mis músculos se tensan y se relajan a su paso. Sin dejar de hablarme y de susurrarme que me relaje, se aleja de mi lado y se coloca junto a mis piernas. Sus manos suben ahora por mis rodillas, y en cuanto toca el interior de mis muslos mi cuerpo se arquea. No me dice nada, y yo centro mi atención en mi respiración. Un dedo juguetón se acerca a mi clítoris y juega con él durante un instante.

Me abandono sin pensar en las consecuencias de la situación, dejo que me acaricie, que introduzca sus dedos en mi sexo. Mi boca se abre ansiosa, tengo miedo de gemir, pero él lo soluciona acercándose a mí y besándome. No puedo evitar tensarme, mover mi cuerpo a su ritmo, dejando que la toalla se deslice y mi cuerpo quede expuesto ante él, que me susurra al oído que tengo un cuerpo delicioso.

Entonces empieza su recorrido de besos y lengua por toda mi anatomía. Me desorienta, y ya no sé si lo que se enreda en mis pezones es su saliva o sus dientes. Sigue jugueteando con sus dedos hasta que los sustituye por su boca hambrienta, que fogosa deja escapar una lengua impulsiva que me lleva hacia un orgasmo completamente alucinante, dejándome más relajada que nunca.

Voy a tomarme unos días de descanso, aprovechando que se acaba el año. Espero que tengáis una FELIZ Y SENSUAL entrada en el 2013. Nos vemos, con la próxima historia, el próximo 13 de enero de 2013.

Fotografía de Juan David Escobar

18 diciembre 2012

Tarde de Spa (Primera parte)

Llevo meses aguantando el estrés. El 90% de mi vida transcurre en torno al trabajo; incluso mis relaciones sociales tienen que ver con él... Pero no hoy.

Ayer decidí dedicarme un día a mí misma, desconecté el móvil y cerré el portátil, apagué el despertador y cerré las persianas. He dormido hasta que mi cuerpo ha dicho basta, me he levantado dejando que las sábanas se deslizaran por mi cuerpo desnudo, he tomado café y me he preparado para pasar la tarde en un Spa.

Los chorros de agua, el calor de la sauna y los vapores mentolados del baño turco han ablandado todos mis músculos. Para terminar la tarde, pido un masaje. La recepcionista me pregunta si deseo ser atendida por alguien especial. Miro las fotografías de los masajistas que están colgadas en la pared, junto a su nombre y su especialidad. Me decido por Jesús, un chico joven, moreno de piel y pelo, con unos ojos negros penetrantes, y la recepcionista me recomienda el masaje con aromas eróticos.

Dudo un instante, pero qué demonios, un día es un día, así que accedo y la chica me conduce a una habitación donde suena una música suave que no sé ubicar, tal vez algo hindú. La iluminación es cálida y suave, y la camilla está cubierta con sábanas burdeos. La recepcionista me indica que debo desnudarme y tumbarme boca arriba, con la toalla cubriéndome el cuerpo. Sigo sus instrucciones y ella me cierra los ojos y me coloca unos algodones con agua de rosas en los ojos. Enciende lo que supongo debe ser incienso y oigo cómo abandona la sala.

Al rato llega el masajista y me saluda con voz suave, y siento cómo se acerca a mí. Me indica que debo respirar hondo y relajarme, no pensar en nada....

Sus manos se posan sobre mis hombros y empieza a moverlas suave pero firmemente, siento cómo mis hombros se relajan en sus manos, respiro y el incienso entra en mis pulmones... Despacio, Jesús va bajando sus manos hasta el inicio de la toalla, sin parar de presionar con sus dedos, recorre las clavículas, se acerca hacia el esternón y sus manos se pierden por debajo de la toalla, cerca, muy cerca de mis pechos...

(Continuará el próximo 26 de diciembre de 2012)

09 diciembre 2012

Buscando inspiración

Recorro con mi lengua tu nuca... te saboreo. Miro cómo tu piel se eriza con el contacto húmedo de mis labios... te observo. Deslizo mi nariz por tu cuello aspirando el suave olor que desprendes... te huelo. Mis manos siguen la curva de tus muslos y se internan buscando tu sexo... te acaricio. Tu boca se entreabre y un suspiro escapa de tu garganta... te oigo.

Intento abarcar todo lo que tengo a mí alcance, tus reacciones, tu piel, tu contacto. Ansiosa te muerdo, te beso y te desnudo, y cada trozo de tu piel queda grabado en mi mente, anoto cada punzada que siento en la entrepierna cuando me acaricias y te agarras a mis pezones. Mis cinco sentidos están alerta, te disfrutan, te devoran. Mi mente se abre, te absorbe, y mi sexo te recibe impaciente.

Me penetras con un ritmo tan lento que incluso resulta doloroso. Suave, queriendo prolongar el placer todo lo que la noche nos permita. Y yo me dejo hacer, correspondiendo con mis caderas a tu vaivén, agarrándote del pelo para guiarte a mis pezones, que engulles hasta perder la respiración. El deseo te posee, y te mueves con él, sobre mí, dentro de mí, mientras tu pulgar me lleva cerca del cielo, al borde cristalino donde el orgasmo es casi inevitable. 

Y te detienes, vuelves a ralentizar el ritmo, sólo un instante, para que coja aire y pueda expulsarlo después con mis gemidos, llenando la habitación a la vez que mi cuerpo se tensa y se destensa en contracciones tan intensas que te conducen a ti también al orgasmo, hasta rendirte, sudoroso y agotado.

03 diciembre 2012

Fotografiándote

La sesión fotográfica empieza como tantas otras, con mi ayudante y yo preparando el estudio. Es una tarde de viernes, y el chaval tiene ganas de salir, así que una vez que hemos colocado los focos y los paraguas, le dejo que se vaya.

Miro el reloj y suspiro... otra modelo que llega tarde. No falla. Al fin aparece, y tengo que admitir que me quedo alucinado al verla. Se nota que ha llegado corriendo, la sangre se agolpa en sus mejillas y su respiración es acelerada, pero lo que más me llama la atención es su pelo, azul y completamente despeinado.

Le pido que se cambie deprisa, dejando entrever mi malhumor, y la observo mientras se desviste. No es pudorosa, y eso me gusta. Elige un vestido negro para empezar la sesión, y el contraste con su melena azul y su piel pálida es impresionante. Le pido que se quite el sujetador para evitar las marcas en la piel y ella lo desliza con gestos enérgicos, sin quitarse el vestido.

Me concentro, voy haciendo fotos y ella se va moviendo por el estudio. Me acerco para deslizar un tirante por su hombro, y ella se deja hacer, seduciendo a la cámara. Se baja el otro tirante, y empieza a actuar como si yo no estuviera. Se estira como un gato, se descalza y camina alrededor del estudio, acercándose a una ventana, mientras va dejando que el vestido se deslice por su cuerpo dejando sus pechos al descubierto.

Ya no me importa la luz ni la revista de moda para la que trabajo, sólo quiero capturar su esencia, ese algo de felino que provoca en mí una erección que me empuja y convierte mis vaqueros en un tormento. Me mira a través de sus largas pestañas y deja caer el vestido del todo. Se acerca a mí, y yo no puedo dejar de retratarla mientras se acerca, me roza el hombro a su paso y se tumba en el sofá.

Empieza a acariciarse lentamente y yo me pierdo en sus manos, en su sexo húmedo. La cámara queda inerte, sólo puedo mirarla y disfrutar de sus gestos. Sus dedos rozan su clítoris, sus muslos, se pierden en su interior, y yo sigo inmóvil, sin salir de mi asombro. Sigue tocándose y provocándome hasta que llega al orgasmo con un gemido suave. Cuando su respiración se normaliza, se levanta, se acerca a mí y me dice:

- Creo que no has hecho demasiadas fotos. Voy a por otro vestido.

Fotografía de Elizabeth Zusev


31 enero 2012

"Sex Academy" y sus momentos de vergüenza ajena

Parece que compenso mi falta de inspiración con análisis sobre cosas que leo y veo. Pues bien, es así.

Hoy le ha tocado el turno a "Sex Academy", el nuevo reality show de Cuatro, que descubrí en este artículo del blog Vaya Tele (suelo compensar lo poco que veo de la televisión leyendo sobre ella).

Me pudo la curiosidad, a pesar de las críticas, y aproveché la herramienta "mitele" de Cuatro para ver el primer episodio de este programa.

Pues bien, tengo que admitir que comparto muchas de las ideas que comentaba José Díaz en el artículo que os he comentado antes. 



Para empezar, el programa nos sitúa ante parejas muy típicas que, aunque muestran problemas diferentes, no representan en absoluto la diversidad de nuestra sociedad. Son parejas que llevan bastante tiempo juntas, que viven juntas, heterosexuales, jóvenes y físicamente en forma (algunas más que otras). Echo de menos algunas variaciones que podrían existir: alguien con un cuerpo no tan esbelto, alguna pareja homosexual o de una edad más avanzada...

25 enero 2012

La imposición del erotismo

Hoy he leído un artículo en el Blog Eros (de El País) y me ha parecido interesante comentarlo aquí.

El artículo se titula "Erotizadas y superexigidas, las chicas se rebelan", y habla de cómo hoy en día, se espera que las mujeres seamos muy abiertas y dispuestas a todo en el sexo, so pena de que nos tachen de "estrechas".

Creo que el artículo tiene razón en muchas cosas, pues siempre he pensado que en el sexo todo vale, y que su único límite es el respeto. No sólo el respeto por el otro/a, sino también y ante todo, el respeto por uno mismo.

No deberíamos hacer nada que no nos apeteciera, que no nos provocara excitación, y mucho menos por no perder a una pareja o amante. Porque realmente, si esa persona vale la pena, entenderá tu forma de pensar y no te presionará para ir más allá. Y luego está el hecho de que, sobre tod si hay confianza , puedes parar en el preciso instante en que deje de gustarte. Ya sabemos que a veces las cosas pueden no ser como imaginamos, y puede ocurrir que algo que nos parecía una idea genial, deje de gustarnos al llevarlo a la práctica.

Pero no hay que olvidar que muchas prácticas son tabú, y que esos tabús nos influyen a la hora de plantearnos si las queremos llevar a cabo o no. Tener una mente abierta, confiar en la persona con la que compartes lecho, no pensar en lo que puedan decir/pensar los demás de ti, conocer tu propio cuerpo, no escandalizarte con tus propias fantasías, aprender a decir lo que sientes sin vergüenza (o a pesar de ella)... son cosas indispensables para disfrutar de una vida sexual plena, y sana; ya sea con el misionero o haciendo el amor en sitios impensables.

Voy a poner un ejemplo que suele ser controvertido: el sexo anal. Muchas mujeres no quieren probarlo, otras lo han probado y no les gustó, y a otras les encanta. Hasta hace poco, las mujeres a las que les gustaba solían ocultarlo, pues las demás solían escudarse en frases como "qué asco", "qué dolor", "eso es una perversión", "es antinatural"... no sé si ahora será diferente, pues hace mucho que no tengo una conversación "de chicas" sobre este tema, pero me imagino que no.

Bien, pues dentro de ese respeto del que hablo, también deberíamos aprender que hay que respetar tanto a la mujer (o hombre) que prefiere la cama y el sexo sin florituras, como a la que le encanta experimentar y hacer "gimnasia". Incluso si nos parece que se está perdiendo grandes cosas, el desprecio no es un buen camino.

Todas las opciones son aceptables, siempre que no perdamos ese respeto, que además debería ser la base de todas las relaciones de la sociedad (amistad, amor, trabajo...).

24 diciembre 2011

Feliz Navidad y próspero 2012

Mis mejores deseos para este año que empieza, espero que sea más pasional y ardiente que el anterior ;)


Y para empezar bien el año, un chiste malo:

Un niño se despierta la noche de reyes escuchando unas voces de su madre.
Se levanta va corriendo a la habitación de los padres y le dice a su padre:
- ¡Papá papá! mamá acaba de descubrir a Baltasar porque esta gritando: “Si negro si! dámelo todo!”


¡¡Un besazo y hasta pronto!!

03 octubre 2011

Museo erótico - Rue Pigalle - París

Este verano estuve en París durante tres meses. Durante mi estancia, visité el Museé de l'Erotisme, que está en la Rue Pigalle.

Os dejo un par de fotos de lo que me encontré en ese impresionante museo ¡¡¡¡de 6 plantas!!!!











18 septiembre 2011

20 años de cómic erótico

Estoy un poco triste, porque este agosto se publicó el último número de Kiss Comix, una revista de cómic eróticos (y también pornográficos) que alimentó mis fantasías durante mucho tiempo.

Como tantos otr@s, yo también quiero hacer mi homenaje particular a esta publicación, en la que el arte y el erotismo se dieron cita una vez al mes durante 20 años (desde 1991 hasta 2011).


Muchos son los fans de Kiss, y en la red se puede encontrar, por ejemplo, una galería de todas sus portadas, o artículos que hacen un repaso de su historia (de manos de su redactor jefe).

Si bien es cierto que hace mucho que no la compraba (creo que en los últimos dos años la compré apenas dos o tres veces), no es menos cierto que hubo un momento en que me gustaban tanto sus historietas, que incluso llegué a ponerme en contacto con algunos de los autores que participaban en ella (como Ignacio Noé).

Echaré de menos sus portadas, siempre provocativas y tentadoras, a las que muchas veces no me pude resistir.

08 septiembre 2011

Los derechos sexuales universales

El otro día, mientras buscaba inspiración para mi nueva entrada, me encontré frente a un artículo de opinión que hablaba sobre los derechos sexuales universales.

Fue una sorpresa agradable, pues no sabía que había una declaración sobre estos derechos. La frase final "Sólo el respeto y la responsabilidad en el ejercicio de nuestra sexualidad nos transformará en seres humanos más plenos. Conoce y ejerce tus derechos sexuales" me ha llevado a hablar de este artículo en el blog.

Os dejo el inicio del artículo, a ver si os pica la curiosidad como a mí. ¿Mi intención? que lo leáis y reflexionéis sobre ello... mientras esperáis mi próxima entrada ;)

Salud sexual para todos y para todas
El 4 de septiembre celebramos el Día Mundial de la Salud Sexual. De esta efeméride emanan los derechos sexuales universales para gozar del fornicio de forma responsable. Estos han sido recopilados y enunciados por la Asociación Mundial de Sexología (WAS por sus siglas en inglés) en buscan nuestro bienestar: el sexo y su ejercicio responsable y sano es parte de nuestra salud total.
Continuar leyendo


.

07 enero 2010

Las edades de Lulú

Acabo de leer (más bien devorar) esta magnífica novela de Almudena Grandes; apenas tengo palabras para describirla, la sangre ha abandonado mi cabeza para situarse en lugares más interesantes...

Buscando una imagen para esta entrada, he descubierto que se hizo una película del libro en el año 1990; pero creo que no voy a verla. No creo que Bigas Lunas, por mucho que me guste, haya conseguido trasladar al cine las sensaciones que este libro me ha transmitido.

Porque me he sentido Lulú en muchos momentos, la he creado con mi imaginación a mi imagen y semejanza, la he transformado en una metáfora de mi vida, de mis ansias, amores, temores, deseos,...

Queda en mis labios un sabor agridulce, porque he terminado el libro y no puedo seguir leyéndolo, pero me ha resultado delicioso. Y queda, en este blog, la recomendación de que la leáis, porque estoy segura de que disfrutaréis.

26 diciembre 2009

Otro año que se acaba...


No puedo menos que desearos que todsas vuestras experiencias en este año que pronto estrenaremos sean placenteras; que descubráis nuevos horizontes, y que el sexo sea lo único que os mantenga con los pies en el suelo.

Además, y como cada año, llega el momento de hacer recuento y plantearse nuevos propósitos para este año que entra; yo, como estoy harta de no cumplir ninguno, este año sólo voy a proponerme uno:

Seguir con la mente abierta y cruzando las líneas impuestas

Muchos besos

26 agosto 2009

Reflexiones

Hoy, cosa rara, estaba viendo la televisión y prestándole atención (normalmente la tengo puesta y me dedico a otras cosas) cuando una escena de la serie "Cinco hermanos" me ha llamado la atención: En resumen, una pareja que está empezando, se ve en una situación un poco tensa; al final, la comunicación fluye y ambos se confiesan que se quieren y "se importan" mucho, pero no quieren acostarse juntos, puesto que han cometido muchos errores y quieren ir despacio.

Anonadada me he quedado; no es que no me crea que hay gente que lo hace, pero me parece un tanto extraño: si alguien te importa poco te acuestas con él; es decir, te abres completamente, te quedas desnudo e "indefenso", pones en sus manos algo tan importante como tu placer; pero si la otra persona te importa, evitas algo tan sano, divertido e íntimo como el sexo. No lo entiendo....

Por cierto, ¿Son manías mías o Calista Flockhart cada día está más delgada?


09 junio 2009

Primavera

El erotismo se esconde en los sitios más insospechados: esperando en un semáforo, una persona al otro lado de la calle nos mira con una intensidad que nos estremece; la chica que toma el café en la mesa contigua se acaricia suavemente el cuello mientras lee con fruición el periódico; un chico se cruza con nosotros y su brazo nos roza; una bella mujer cruza las piernas dejando al descubierto parte de un muslo suave y bronceado; el autobús te obliga a situarte cerquísima de alguien que te parece tremendamente atractivo;...

Inevitable, parece surgir con más ímpetu en verano, cuando las chicas dejamos al descubierto nuestros hombros y escotes, mostramos las piernas y los ombligos salen a la luz. Los colores oscuros desaparecen y un mundo de colorido atrae nuestras miradas hacia los puntos más calientes de la anatomía.

Bendita primavera, cuando el calor permite deshacerse de cuellos altos y chaquetas que esconden la figura, pero todavía no es tan apremiante como para provocar molestos sudores e incomodidades. El sol acaricia suavemente y los ánimos suben por las nubes; las emociones, a flor de piel, a veces nos traicionan y nos descubrimos mirando con deseo y fijación.

Espero que lo estéis disfrutando al máximo, nos quedan cuatro meses por delante para aprovechar el buen tiempo; luego, de nuevo el frío invierno...

Siento mis largas ausencias, pero los exámenes y las clases me absorben por completo. Esperemos que en breve pueda disfrutar de unas merecidas vacaciones (aunque sólo sean ficticias).

01 noviembre 2008

Cómo me pone


Estoy viendo la tercera temporada de "The L word", y hay que ver cómo, en unas pocas imágenes, consiguen que mi imaginación se dispare... Si queréis pasar un buen rato, os la recomiendo fervorosamente: chicas guapas, sexo libre, lios amorosos, escenas de sexo light,... ¿Qué más se puede pedir?

Aquí tenéis un enlace al trailer de la 5ª temporada (Youtube no me permite introducirlo en el blog porque es para mayores de 18 años).

Si os interesa, las 3 primeras temporadas están disponibles para bajar en español a través del emule. La 4ª y la 5ª están en inglés subtitulado.

P.P.: El lunes o el martes prometo publicar la tercera y última parte de la historia anterior.

13 mayo 2008

Relatos Autobiográficos

La encuesta de estas dos últimas semanas ha tenido miga:

Y como creo que se lo merece, voy a dedicarle el post de esta semana. Y me va a tocar mojarme...

Según los votantes (21 en total), la historia autobiográfica por excelencia es Ella; seguida de muy cerca por Sólo una noche, Sorpresa y La oficina. Atrás quedan Para ti, El garaje, Látex y Striptease.

Como supondreis, ninguna de ellas es completamente autobiográfica. Algunas situaciones, aunque reales en esencia, estan un poco trucadas para que los/las afectados/as no se reconozcan en ellas, o para que la gente que me conoce en persona no sepa detalles escabrosos de mi vida sexual, y los disfrazo de ficción.

No obstante, uno tiene lo que se busca, y cuando puse esta encuesta ya sabía que tendría que dar una respuesta sincera sobre lo que preguntaba.

Lamento deciros que "Ella" no es real; ni siquiera se puede decir que estuviera basado en un hombre y que le haya cambiado el sexo por diversión; es completamente fictíceo; así como también son completamente inventados "Sorpresa" o "Látex".

"Sólo una noche" es, como habeis adivinado, autobiográfico. También lo son "Para ti" (aunque ninguno de los dos hombres era mi pareja) y "Striptease" (eso sí, el final fue diferente).

Sobre los otros dos, diré que no son reales en cuanto a haber pasado, aunque sí he fantaseado con ello.

Espero vuestros comentarios...

08 abril 2008

Del amor y del sexo

A veces uno se acaba preguntando en qué momento aquello que comenzó con un tira y afloja ligeramente sexy acaba en la cama.

En ese momento, puede pasar que sin saber muy bien porqué aquel desliz de una noche (tan efímero como deseabas) termina convirtiéndose en una relación sexual habitual.

En algunos casos, esa relación invade el terreno sentimental...

... y aquí estoy yo ahora. Me niego a creerlo, pero parece que mi amante más reciente (y el mejor hasta ahora) espera que lleguemos un poco más allá de la conversación pre (10 minutos) y post (5 minutos) coito.

¿Cómo le hago entender que lo que quiero es que se vaya tras ducharse? Me gusta dormir sola. Odio que me mire mientras finjo que estoy en fase REM para ver si se larga ya (¿no entiende las indirectas?)

Ya sé como terminan esas cosas, uno empieza por desear conocer más al otro; luego asumes que TU no quieres sexo con otros, pero no sabes si EL sigue follándose a todo lo que pilla; luego abres las puertas a miedos y pudores estúpidos (¿si le cuento mis experiencias creerá que soy una puta? ¿pedirle que me folle es demasiado fuerte? ¿creerá que soy una golfa si le dejo hacer eso? ¿lo estaré haciendo mal? ¿me quiere? ¿en esta postura se me ve la celulitis?); para terminar deseando que sepa que le AMAS, y entonces el sexo cambia.

Cuando la otra persona nos importa tenemos MIEDO al rechazo, a sufrir, a las ofensas involuntarias, a no saber, a saber demasiado,... Desde hace unas semanas mi amante ya no es tan salvaje... no me ata a la cama, no me grita que le mire, no me araña los muslos con todas sus ganas,...

Si ya sabemos que nos gusta practicar SEXO juntos y sólo hay que ver qué tal va con el AMOR, ¿porqué volver atrás, introduciendo de nuevo las dudas que tenemos cuando viene antes el AMOR que el SEXO?

Uy, yo diría que está a punto de correrse, quizá debería mirarle y lanzar algún gemido para que no sepa en qué estoy pensando...

Ahhhh ohhhhmmmaaa


PD.: Ya sé que esto se sale de lo habitual, pero las conversaciones sobre sexo entre amigos a veces son reveladoras :)

01 febrero 2008

Elegía al desamor

Me alegra anunciaros la creación de un nuevo blog de poemas, no eróticos, que me he decidido a publicar esta semana. Se llama Elegía al desamor y estais todos invitados.


.