Mostrando entradas con la etiqueta Tormenta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tormenta. Mostrar todas las entradas

03 julio 2013

Tormenta (Segunda y última parte)

Cuando llego me quedo anonadada ante la visión que me ofreces: te lo has quitado todo excepto la camiseta, que deja un hombro al descubierto, pegada a tu cuerpo, completamente empapada y dejando entrever tus pezones. Me acerco a ti y te beso suavemente los labios, las mejillas, el cuello... aprovechando la ocasión para deshacerme de mi ropa.

Deslizo la toalla por tu espalda, tus hombros, te quito la camiseta y rodeo tus pezones con la lengua, rozo mis dientes en ellos, los siento erizarse en mi boca. Tus manos recorren mi nuca, me empujas firmemente hacia abajo, poniéndome de rodillas ante ti y guiándome hacia tu clítoris hinchado. Lo lamo, me agarro a él con los labios apretados, y mis dedos se pierden en tu sexo.

Muevo adelante y atrás la mano, y de repente veo la toalla que ha quedado abandonada en el suelo. Sin dejar que mi boca abandone tu clítoris, sin dejar que tus gemidos me despisten de mi objetivo, la recojo y empiezo a secarte los muslos, apretándola contra tus nalgas, apretándote contra mi boca. Noto cómo tiemblan tus piernas, la rendición está cerca, así que acelero mis movimientos y vuelvo a introducir mis dedos entre tus piernas.

Estás tan excitada que tu humedad impregna mis dedos con tu perfume. Me levanto y te llevo en volandas hasta el sofá, donde me coloco sobre ti, y empiezo a masturbarte sin dejar de besarte, empujando mi mano con la rodilla para penetrarte más fuerte, dejando que nuestros pechos libren una batalla de pieles erizadas.

Y entonces llega el momento en el que tu espalda se arquea, tus piernas se tensan y aumenta la presión de tu sexo, el orgasmo te sacude y me muerdes los labios para no gritar. Nos besamos durante un largo rato, y cuando consigo separar mi boca de la tuya te propongo una copa de vino y volver a empezar. Por supuesto, a respuesta es sí.


El próximo relato erótico, el miércoles 17 de julio

Fotografía de MP Photograph encontrada en la galería de Harris Boma


26 junio 2013

Tormenta (Primera Parte)

Cuando salimos del local está empezando a llover, pero ambas llevamos dos copas de más y decidimos volver andando a mi casa. Vamos riéndonos, jugando a empujarnos, hablando sonrientes de lo bien que lo hemos pasado esta noche y de lo genial que es ese local de ambiente.

Las gotas de lluvia se quedan colgando de tu pelo y de tus labios, y todos los sentimientos reprimidos empiezan a burbujear dentro de mí. Definitivamente, me gustas más que como amiga. Quiero desnudarte y lamerte enterita.

En cuestión de minutos, la llovizna se convierte en una lluvia torrencial y corremos las dos manzanas que nos faltan, corriendo y gritando como adolescentes. Llegamos y entramos en el portal con el corazón acelerado y la respiración entrecortada, mojadas de arriba a abajo. Nos miramos con la risa todavía prendida en nuestros labios y el tiempo se para.

Me acerco a ti y te acaricio la cara, acerco mi boca a la tuya sin besarte, sólo para sentir el calor de tu aliento, para provocarte el mismo deseo que arde en mi sangre. Aguantas tan sólo unos segundos, después me besas como si fueras un náufrago y yo tu isla desierta.

Subimos en el ascensor sin dejar de besarnos y mordernos, desabrochándonos la ropa empapada y dejando al descubierto trozos de piel erizada, subo tu camiseta y me lanzo a morder tus pezones erectos. Me agarras fuerte del pelo y llevas mi mano a tu entrepierna.

El ascensor llega a su destino y en un segundo hemos cerrado la puerta del piso detrás de nosotras. Respiro hondo y te beso una vez más. Quiero que esto dure toda la noche, así que te pido que me esperes mientras voy a por una toalla.

Continuará el próximo miércoles 3 de julio