Mostrando entradas con la etiqueta Vivencias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vivencias. Mostrar todas las entradas

11 diciembre 2013

Los mejores deseos

Parece que el blog ha quedado algo abandonado estos últimos meses. No tengo el tiempo que me gustaría tener para actualizarlo y a la vez mantener un mínimo de calidad.

Pero no se me olvida que algunos de vosotros seguís transitando por aquí de vez en cuando, así que os deseo que paséis unas fiestas inolvidables, cargadas de sensualidad y nuevas experiencias, que os invito a contarme con todo lujo de detalles.

Es posible que nos volvamos a ver el año que viene, por ahora no lo sé... aunque siempre que ha habido un parón en este blog, he vuelto con las pilas recargadas, así que no perdáis la esperanza, yo tampoco lo hago.

Muchas gracias por leerme y mil besos sensuales para vuestras noches de insomnio.

Feliz Navidad y próspero 2014

Fotografía de Marc Lagrange


26 febrero 2013

Huellas en la arena - Relato 7

Como comenté en el relato inicial de huellas en la arena, estos relatos están basados en mis vivencias personales, y son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer los relatos unodostrescuatrocinco y seis.


La nuestra fue una conexión inmediata. Cuando te conocí, sentí como si pudieras acariciarme sólo con mirarme. Clavaste tus ojos en mí y me sentí desnuda y ansiosa. Quería besarte, morder esos labios tiernos y jugosos, pero esa primera tarde, ni siquiera me tocaste, y nos despedimos con un simple gesto al aire. Pensé que nunca más volvería a cruzarme contigo.

Pero el destino es juguetón, y nos unió de nuevo, y esta vez nos sentamos el uno junto al otro. Tuve que controlarme para no abalanzarme sobre ti y me limité a juguetear con mi pelo, mordiéndome los labios en un gesto de divertida frustración, sonriéndote sin cesar, inclinando mis rodillas hacia ti y dejando que mi falda se levantara unos centímetros por encima de mi rodilla. Quiso la suerte que ese día llevara un vestido muy escotado, adornado con un pañuelo que escondía mis pechos, lo justo para provocar que cada movimiento mío para coger la cerveza o darle una calada al cigarro dejara al descubierto un trozo de piel suave que te atraía tanto como a mí me atraía tu boca.

La noche pasó entre risas, la gente fue abandonando la mesa y acabamos en un bar de esos que siempre están abiertos cuando uno más los necesita, y de repente la conversación se congeló en nuestras bocas, me besaste, enterraste tu lengua en mí y sentí como se liberaba toda la tensión, envolviéndonos en esa espiral de sobra conocida, que empieza con un cosquilleo en el bajo vientre y termina entre las sábanas de una cama al amanecer.

No te quedó nada por explorar de mi cuerpo, no me quedó ni un rincón de tu cuerpo por lamer. Y esta vez nos despedimos satisfechos y risueños, con la promesa otro posible encuentro.

Banda sonora: "Inta Eyh" de nancy Ajram (https://www.youtube.com/watch?v=X4ICDHjGImA)

La próxima historia, el martes 5 de marzo

La fotografía, de ЛЕНИН

12 febrero 2013

Los besos, esos besos

Hoy no me apetece contaros ninguna historia. Hoy me apetece hablaros de los besos.

A veces olvidamos la importancia de los besos, y los relegamos a un segundo plano, sobre todo cuando la relación avanza y se afianza. Una auténtica lástima, porque para mí no hay nada más excitante que un beso bien dado. Es más, si un chico no besa bien, pasa directamente a la lista de los amantes desastrosos.

Imaginaos ese momento justo antes del beso, cuando vuestras bocas están tan cerca una de la otra que sentís la respiración del otro sobre vuestros labios, que se entreabren expectantes, y parece que arden por las ganas de contacto con esos otros labios tan ansiados. El acercamiento es el máximo momento de expectativa, sea rápido o lento, cuando al fin los labios se unen y las bocas se entreabren, y las lenguas juguetonas invaden suavemente la boca del otro... Tal vez os guste juguetear con los dientes, un pequeño mordisquito o un mordisco apasionado, agarrar la nuca del otro y perder los dedos en su pelo, recorrer los dientes con la punta de la lengua, retirarse cuando el beso todavía sabe dulce, antes de agotar la pasión... Todos tenemos nuestros trucos.

Recordad por un instante ese escalofrío que sentís en la columna vertebral cuando recibís un buen beso, esa punzada instantánea en el bajo vientre, esa sensualidad y sexualidad que despierta de repente y os inunda, os hace desear más y más...

Aunque siempre podemos encontrarnos con uno de esos besos que te hacen desear salir corriendo y dejarlo/a allí, con la boca abierta. Porque si algo hay que evitar es el choque de dientes, el exceso de saliva, la invasión bestial no correspondida (no hay nada más odioso que te metan la lengua hasta la garganta en un primer beso) o cubrir por completo la boca del otro (somos personas, no helados).

No sé cómo se conquista el corazón de una chica, pero os puedo asegurar que su cama se conquista a base de besos apasionados, sí, pero también bien dados.

La próxima historia, el 19 de febrero

22 abril 2012

El primer beso

Tus labios se acercan a los míos, y antes de besarme ya anticipio el cosquilleo en mi lengua. Mi cuerpo te desea, y se abre a ti; se relaja para dejarse llevar. Entreabro los labios y te recibio, y si acaso opongo alguna resistencia, es sólo juguetona, traviesa, la niña que llevo dentro y que desea hacerse de rogar.

Siento cómo arde mi piel al contacto con la tuya, mientras con tu lengua te abres paso tímidamente para acariciar mi labio superior. Mis dientes toman la iniciativa y te muerdo suavemente el labio inferior. Es justo la provocación que necesitabas para apretar más tu boca contra la mía y agarrar con firmeza mi nuca. Siento cómo quieres invadirme y un escalofrío de placer me recorre la espalda y siento una contracción en mi vientre.


La humedad de nuestras bocas se traslada a mi entrepierna, y siento que ya no puedo más, que te necesito sobre y en mí. Nuestras cabezas se inclinan para acoplarse más si cabe, para acercarnos más y unirnos en ese beso que parece contener todo el deseo del mundo.

Nuestros cuerpos se aproximan, los corazones bombean con fuerza, y las manos se precipitan a la cintura, el pecho, los muslos, evitando ir demasiado deprisa hacia las zonas realmente interesantes de la anatomía. Son caricias tímidas, esas que algún día serán firmes y confiadas pero que, hoy por hoy, no son más que los primeros ensayos de la gran función final.

24 diciembre 2011

Feliz Navidad y próspero 2012

Mis mejores deseos para este año que empieza, espero que sea más pasional y ardiente que el anterior ;)


Y para empezar bien el año, un chiste malo:

Un niño se despierta la noche de reyes escuchando unas voces de su madre.
Se levanta va corriendo a la habitación de los padres y le dice a su padre:
- ¡Papá papá! mamá acaba de descubrir a Baltasar porque esta gritando: “Si negro si! dámelo todo!”


¡¡Un besazo y hasta pronto!!

18 noviembre 2011

Huellas en la arena - Relato 6

Estos relatos son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer los relatos uno, dos, trescuatro y cinco.


Dos cosas son las que más recuerdo de él. Sus ojos, azules, ventanas al mar de verano que tanto adoro, eran capaces de hacerme temblar sólo con un vistazo. Siempre tuve la sensación de que era capaz, no sólo de desnudarme con la mirada, sino también de modelarme. Y sus manos, grandes y fuertes, pero suaves; manos de violinista, experto en las sutilezas de las curvas femeninas, arrancaban de mi garganta los más eróticos acordes.

Guiado por sus manos, mi lengua recorrió todo su cuerpo, descubriendo el placer del sabor ajeno. Mientras, tras las ventanas la tarde se convertía en noche, y sólo abandonábamos la habitación para reponer fuerzas, ante las cómplices miradas de sus compañeras de piso. Tensó mis cuerdas y logró que mis armónicos llegaran hasta lo más primitivo de mí misma.

Como muchas de las cosas buenas de la vida, aquello llegó y se fue en un tiempo breve, pero me dejó una cálida sensación de gozo... y ahora, cada vez que oigo un violín, me tiemblan la piernas.

Banda sonora: "Minoush"(https://www.youtube.com/watch?v=HOews0yBWZo)

03 octubre 2011

Museo erótico - Rue Pigalle - París

Este verano estuve en París durante tres meses. Durante mi estancia, visité el Museé de l'Erotisme, que está en la Rue Pigalle.

Os dejo un par de fotos de lo que me encontré en ese impresionante museo ¡¡¡¡de 6 plantas!!!!











17 marzo 2011

Huellas en la arena - Relato 5

Estos relatos son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer los relatos uno, dos, tres y cuatro.


Desde niños, lo peligroso nos seduce, lo prohibido nos produce una atracción irresistible. Algunos, al crecer, procuramos controlar ese instinto, pero a veces... no podemos. Con él fue como en aquella canción de Ana Belén en que a la noche se le va la mano, sólo que a la que se le fue la mano fue a mí.

Desde la primera vez que le vi, sentí que necesitaba estar en sus brazos. Supe, de una forma casi animal, que era muy apasionado en la cama, y que mis sábanas estarían encantadas de acunarnos toda la eternidad. Le soñé en una isla desierta, bajo una cascada, detrás de mí, agarrándome fuerte de las caderas y acercando sus labios a mi oído, susurrándome lo mucho que me deseaba.

Y cuando lo tuve delante, fui a por él, con el deseo latiéndome en la entrepierna, con un sentimiento entre la pasión y la furia que me desbordaba. Le lancé sobre la cama, sin apenas respirar debido a la fuerza de los besos; me sentía la dueña de la situación, y empecé a besarle el cuello y el pecho mientras le desabrochaba el pantalón e introducía mi mano dentro, descubriendo que estaba tan excitado como yo.

No me dejó hacer más, me cogió por la cintura y se dio la vuelta para colocarse sobre mí y desnudarme. La noche avanzó entre suspiros, gemidos y sudores, mordiscos que pretendían arrancar un trozo del alma del otro, luchas ficticias por un poder inexistente, desesperados intentos de salir vencedores de una guerra en la que nadie podía ganar.

Ilustración de David Palumbo
Banda sonora: "La ciudad parece un mundo" de Ismael Serrano (https://www.youtube.com/watch?v=y-Uk7N0hYBA)

12 septiembre 2010

Huellas en la arena - Relato 4

Estos relatos son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer los relatos uno, dos y tres.


Cuando le conocí, nunca habría imaginado acabar en sus brazos. Nada en él anticipaba las maravillas de las que era capaz, las largas horas de sudorosos gemidos seríamos capaces de disfrutar juntos.

Le gustaba morderme los pezones hasta el límite de mi excitación, ansiaba perderse una y otra vez en mi húmeda entrepierna para conducirme sin descanso a la cumbre del orgasmo y conseguir que me derritiera entre convulsiones. Me gustaba deslizar mi lengua por su ombligo, acariciar su sexo con mi lengua para hacerlo desaparecer después entre mis labios, ansiaba sentir sus embestidas impetuosas, mientras me dejaba dominar sabiendo que yo también conducía el juego.

Nuestro lecho era una dimensión donde no existía nada más; nos devorábamos a la espera de un fin del mundo que no llegó jamas. Me aprendí de memoria el color de su piel, sus curvas y rectas, los lugares en los que el vello era más oscuro y sus debilidades; exploté como pude aquel inmenso y cálido océano. Olvidamos la inexistencia de la deidad a la que aclamábamos entre espasmos liberadores, para acabar mirándonos fijamente, entre respiraciones aceleradas y gotas de sudor recorriendo nuestras frentes.

Banda sonora: "Nueche d'insomniu" de Toli Morilla (https://www.youtube.com/watch?v=iaI-YcLGpd0)

09 enero 2010

Huellas en la arena - Relato 3

Estos relatos son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer los relatos uno y dos.


Hubo un tiempo en el que odiaba los fines de semana, no tenían nada especial; de lunes a viernes, en cambio, cuando se acercaba la hora, mis rodillas temblaban. Hubo un tiempo en que todas las noches, él aparecía en mis sueños como un Adonis merecedor de mis más húmedos parajes; era mi hombre Cola Light. Pero incluso las fantasías más arraigadas terminan tarde o temprano, y aquello que nos unía en el mismo lugar cada tarde estaba a punto de terminar.

Aquella última noche fue, por mi parte, la realización de un acto desesperado; cuando la recuerdo, pienso que el ansia por tenerle debía percibirse con la misma claridad que la luna llena; por supuesto, él lo supo, porque me condujo discreta y elegantemente lejos de las miradas ajenas, a un lugar solitario desde donde podía contemplarse lo que yo creía que era todo mi mundo.

Rememoro ahora sus caricas maduras y mi sexo palpita... Me miraba, ni un instante dejó de clavar sus ojos en mí; y eso me encantó, era el primer amante que no se abandonaba ante mis caricias inmerso en sus pensamientos y con los párpados caídos. Sus palabras me electrizaban, elevándome, acercándome a las estrellas que nos observaban. Las conservo intactas en la memoria, envejecidas por el tiempo y repetidas hasta la saciedad por otros amantes; y aunque no parecen más que alientos insignificantes, cobran de nuevo todo su sentido cuando las traslado a aquel mirador perdido.

Era delicioso sentir su cuerpo ardiente tan cerca del mio, dejarme arrastrar por su torbellino, tan preocupada por gustarle, tan niña y tan mujer entre sus manos, completamente entregada, absorbiendo todos los detalles para revivirlos más tarde, en un delirio de fantasías y caricias a escondidas. Me hizo sentir como una diosa, cuyas manos contenían todo el placer del mundo.

Su sabor perduró mucho tiempo en mi memoria, excitante y único; creía que gracias a él había aprendido a gustarme sin reparos, a dejarme llevar; pensé que había madurado de golpe y porrazo; pero, aunque tardé un tiempo, descubrí que lo que realmente me había enseñado era que el sexo es mucho mejor cuando se trata de dos personas que disfrutan de él. Algo que sigo teniendo muy presente...

Banda sonora: "Bella, de vos so enamoros" de Raimon (https://www.youtube.com/watch?v=pxWJH-19m5o)

07 enero 2010

Las edades de Lulú

Acabo de leer (más bien devorar) esta magnífica novela de Almudena Grandes; apenas tengo palabras para describirla, la sangre ha abandonado mi cabeza para situarse en lugares más interesantes...

Buscando una imagen para esta entrada, he descubierto que se hizo una película del libro en el año 1990; pero creo que no voy a verla. No creo que Bigas Lunas, por mucho que me guste, haya conseguido trasladar al cine las sensaciones que este libro me ha transmitido.

Porque me he sentido Lulú en muchos momentos, la he creado con mi imaginación a mi imagen y semejanza, la he transformado en una metáfora de mi vida, de mis ansias, amores, temores, deseos,...

Queda en mis labios un sabor agridulce, porque he terminado el libro y no puedo seguir leyéndolo, pero me ha resultado delicioso. Y queda, en este blog, la recomendación de que la leáis, porque estoy segura de que disfrutaréis.

26 diciembre 2009

Otro año que se acaba...


No puedo menos que desearos que todsas vuestras experiencias en este año que pronto estrenaremos sean placenteras; que descubráis nuevos horizontes, y que el sexo sea lo único que os mantenga con los pies en el suelo.

Además, y como cada año, llega el momento de hacer recuento y plantearse nuevos propósitos para este año que entra; yo, como estoy harta de no cumplir ninguno, este año sólo voy a proponerme uno:

Seguir con la mente abierta y cruzando las líneas impuestas

Muchos besos

19 octubre 2009

Huellas en la arena - Relato 2

Estos relatos son independientes el uno del otro; no obstante, si la curiosidad te puede, puedes leer el primer relato.

"La lluvia empapaba la ciudad y resbalaba por las ventanillas del coche; en el asiento trasero, el vaho de nuestra respiración nos aislaba de miradas ajenas.

Durante largas tardes de invierno creamos un mundo propio, alejado de aquellos de quienes no podíamos huir; lejos de ogros y brujas, de temores y miedos.

El primer beso fue algo natural; debía llegar, tarde o temprano, coloreando nuestros amistosos abrazos con un matiz sexual que nos convirtió en amantes. Deseábamos desnudar con las manos los cuerpos que tantas veces habían ardido con nuestras miradas. El placer nos unió, enlazando conversaciones con caricias, bellas palabras mientras mordías mis muslos; yo volaba lejos gracias a tu lengua, a paraísos de jadeos, me elevaba hasta las cumbres del cielo, más allá de mi yo mundano."

Banda sonora: "Puta" de Extremoduro (https://www.youtube.com/watch?v=qJPQRpnWNiI)

06 octubre 2009

Huellas en la arena - Relato 1

Nuestro paso por la vida nunca es sigiloso, de él queda una huella impresa en la arena de la memoria ajena. Algunas huellas son profundas, podemos verlas perfectamente al mirar atrás, hundidas y rodeadas de recuerdos borrosos, disueltos ya por las olas del tiempo.

En mi orilla, se perciben las sombras de varios amantes, haciendo que a veces desee, con todas mis fuerzas, revivir las pasiones que me sacudieron en aquel instante. Pero sólo es válida la dirección que me aleja y, aunque no pueda evitar mirar con nostalgia las marcas que dejaron, es en el futuro donde espero hallar más experiencias que atesorar...

No obstante, es desde el pasado desde donde voy a escribir esta serie de relatos, independientes entre sí, y cuya única conexión soy yo...

Hace tiempo ya que no te busco tras el cristal de mi habitación; quizá porque la ventana desde la que miraba hace años que no está frente a mi cama, quizá porque la adolescencia quedó atrás hace demasiado tiempo.

Éramos jóvenes e inexpertos, no sabíamos mentir ni obsesionarnos con falsas apariencias, y nos entregábamos con fruición a los juegos eróticos que se nos ocurrían; el mar fue testigo a veces de calentones memorables, hasta aquel día definitivo, escondidos de miradas ajenas en algún rincón que ya no consigo rememorar, llegamos donde nunca nos imaginamos que llegaríamos, a la orilla del placer que todos los amantes anhelan. Recuerdo aún tu cara, el brillo de tus ojos y tus labios abiertos, jadeantes, susurrándome que era una diosa, tu diosa.

Hubo otras veces, otros lugares, pero fuimos los primeros. Memorables."

Banda sonora: "Lunas rotas" de Rosana (https://www.youtube.com/watch?v=HoJ75NojkYU)

26 agosto 2009

Reflexiones

Hoy, cosa rara, estaba viendo la televisión y prestándole atención (normalmente la tengo puesta y me dedico a otras cosas) cuando una escena de la serie "Cinco hermanos" me ha llamado la atención: En resumen, una pareja que está empezando, se ve en una situación un poco tensa; al final, la comunicación fluye y ambos se confiesan que se quieren y "se importan" mucho, pero no quieren acostarse juntos, puesto que han cometido muchos errores y quieren ir despacio.

Anonadada me he quedado; no es que no me crea que hay gente que lo hace, pero me parece un tanto extraño: si alguien te importa poco te acuestas con él; es decir, te abres completamente, te quedas desnudo e "indefenso", pones en sus manos algo tan importante como tu placer; pero si la otra persona te importa, evitas algo tan sano, divertido e íntimo como el sexo. No lo entiendo....

Por cierto, ¿Son manías mías o Calista Flockhart cada día está más delgada?


09 junio 2009

Primavera

El erotismo se esconde en los sitios más insospechados: esperando en un semáforo, una persona al otro lado de la calle nos mira con una intensidad que nos estremece; la chica que toma el café en la mesa contigua se acaricia suavemente el cuello mientras lee con fruición el periódico; un chico se cruza con nosotros y su brazo nos roza; una bella mujer cruza las piernas dejando al descubierto parte de un muslo suave y bronceado; el autobús te obliga a situarte cerquísima de alguien que te parece tremendamente atractivo;...

Inevitable, parece surgir con más ímpetu en verano, cuando las chicas dejamos al descubierto nuestros hombros y escotes, mostramos las piernas y los ombligos salen a la luz. Los colores oscuros desaparecen y un mundo de colorido atrae nuestras miradas hacia los puntos más calientes de la anatomía.

Bendita primavera, cuando el calor permite deshacerse de cuellos altos y chaquetas que esconden la figura, pero todavía no es tan apremiante como para provocar molestos sudores e incomodidades. El sol acaricia suavemente y los ánimos suben por las nubes; las emociones, a flor de piel, a veces nos traicionan y nos descubrimos mirando con deseo y fijación.

Espero que lo estéis disfrutando al máximo, nos quedan cuatro meses por delante para aprovechar el buen tiempo; luego, de nuevo el frío invierno...

Siento mis largas ausencias, pero los exámenes y las clases me absorben por completo. Esperemos que en breve pueda disfrutar de unas merecidas vacaciones (aunque sólo sean ficticias).

01 enero 2009

Un año movidito


A pesar de que hace mucho ya que no cuelgo nuevas historias en este blog, no he querido cerrarlo, porque espero que tarde o temprano pueda recuperar parte del tiempo que invertía en él.

Este ha sido un año de muchos cambios; ahora estoy estudiando mientras que el año pasado estaba trabajando y, aunque parezca mentira, los estudios me roban muchas más horas que el trabajo de oficina.

Otro gran cambio ha sido el del escenario: atrás quedaron las playas del mediterráneo, sustituidas por cerros cubiertos de nieve. Creo que puedo afirmar que jamás un año me había traído tantas novedades, y tan buenas.

Para el 2009 os deseo que consigáis todo lo que os propongáis, y es un deseo que extiendo a mí misma, con la esperanza de que los cambios experimentados tomen forma y se conviertan en el futuro soñado.

Muchos besos a todos, y muchas gracias por seguir ahí. Ya sabéis que podéis escribirme todos los mails que queráis a galardiel(arroba)gmail.com; los contestaré todos en cuanto tenga un instante.

FELIZ 2009!

P.D.: La foto me la hizo mi hermana estas Navidades

01 noviembre 2008

Cómo me pone


Estoy viendo la tercera temporada de "The L word", y hay que ver cómo, en unas pocas imágenes, consiguen que mi imaginación se dispare... Si queréis pasar un buen rato, os la recomiendo fervorosamente: chicas guapas, sexo libre, lios amorosos, escenas de sexo light,... ¿Qué más se puede pedir?

Aquí tenéis un enlace al trailer de la 5ª temporada (Youtube no me permite introducirlo en el blog porque es para mayores de 18 años).

Si os interesa, las 3 primeras temporadas están disponibles para bajar en español a través del emule. La 4ª y la 5ª están en inglés subtitulado.

P.P.: El lunes o el martes prometo publicar la tercera y última parte de la historia anterior.

13 mayo 2008

Relatos Autobiográficos

La encuesta de estas dos últimas semanas ha tenido miga:

Y como creo que se lo merece, voy a dedicarle el post de esta semana. Y me va a tocar mojarme...

Según los votantes (21 en total), la historia autobiográfica por excelencia es Ella; seguida de muy cerca por Sólo una noche, Sorpresa y La oficina. Atrás quedan Para ti, El garaje, Látex y Striptease.

Como supondreis, ninguna de ellas es completamente autobiográfica. Algunas situaciones, aunque reales en esencia, estan un poco trucadas para que los/las afectados/as no se reconozcan en ellas, o para que la gente que me conoce en persona no sepa detalles escabrosos de mi vida sexual, y los disfrazo de ficción.

No obstante, uno tiene lo que se busca, y cuando puse esta encuesta ya sabía que tendría que dar una respuesta sincera sobre lo que preguntaba.

Lamento deciros que "Ella" no es real; ni siquiera se puede decir que estuviera basado en un hombre y que le haya cambiado el sexo por diversión; es completamente fictíceo; así como también son completamente inventados "Sorpresa" o "Látex".

"Sólo una noche" es, como habeis adivinado, autobiográfico. También lo son "Para ti" (aunque ninguno de los dos hombres era mi pareja) y "Striptease" (eso sí, el final fue diferente).

Sobre los otros dos, diré que no son reales en cuanto a haber pasado, aunque sí he fantaseado con ello.

Espero vuestros comentarios...

18 abril 2008

La voz / La veu (en directo)

Jesús Bordas me comunica que ya tiene listo el archivo con mi intervención en su programa de radio; para aquellos que os lo bajeis, estoy en el minuto 37 aproximadamente; pero os recomiendo encarecidamente que lo escucheis completo.

Espero que Jesús (y vosotros) sepais disculpar mi inexperiencia...

La foto, de Ben Heys